Solicitud de citas
Solicite aquí su cita online
o llámenos
91 564 99 44
Especialidades
Un gran equipo de profesionales respaldados por las últimas tecnologías le garantizan la mejor atención en una multitud de disciplinas.

Ir a especialidades
Urgencias 24h.
Servicio de Urgencias
Semana Santa 2015 en el Hospital San Rafael.

Madrid, 1 de abril de 2015.- En el Hospital San Rafael vivimos la Semana Santa acompañando a los pacientes y a sus familias, y haciendo posible también, para quienes así lo desean, la participación en las celebraciones litúrgicas del triduo pascual en la Capilla de este Centro, tal y como nos explica el Hno. Amador Fernández, Superior de la Comunidad de Hermanos:

La primera luna llena de primavera señala el ritmo de las celebraciones pascuales. Esta antigua fiesta, vinculada a los ciclos cósmicos y a las costumbres de antiguos pueblos de pastores y agricultores del medio oriente, fue el marco en el que tuvo lugar la pasión, muerte y resurrección de Jesús, acontecimientos recordados y celebrados en los días de la Semana Santa. Son días propicios para el descanso, para serenar el espíritu, para encontrarse con uno mismo y con las propias raíces. Pero también son días de intensas emociones estéticas, de vivencias religiosas profundas y de auténtica espiritualidad. En el Hospital San Rafael vivimos la Semana Santa acompañando a los pacientes y a sus familias, y haciendo posible también, para quienes así lo desean, la participación en las celebraciones litúrgicas del triduo pascual en la iglesia del Hospital. En la experiencia de la enfermedad tal vez lo más importante sea saber que hay una mano amiga que acoge y sostiene, que consuela y cura, y por ello os dejamos este soneto de José Mª Souvirón, que evoca la experiencia profunda de saberse acompañado por Jesús en el camino de la vida”:

Ando por mi camino, pasajero,

y a veces creo que voy sin compañía,

hasta que siento el paso que me guía,

al compás de mi andar, de otro viajero.

 

No lo veo, pero está. Si voy ligero,

él apresura el paso; se diría

que quiere ir a mi lado todo el día,

invisible y seguro el compañero.

 

Al llegar a terreno solitario,

él me presta valor para que siga,

y, si descanso, junto a mí reposa.

 

Y, cuando hay que subir monte (Calvario

Lo llama él), siento en su mano amiga,

que me ayuda, una llaga dolorosa.

 



Sociedades Concertadas